Plante estos compañeros cerca de sus tomates para obtener una cosecha excepcionalmente abundante.

Esta guía explora la antigua práctica de la siembra complementaria, que aprovecha las sinergias naturales entre diferentes especies de plantas para mejorar el rendimiento, la salud y el sabor de la fruta del jardín. Descubre los compañeros ideales para tus plantas de tomate:

Los tomates, un alimento básico en los jardines de todo el mundo, son famosos por sus sabores vibrantes que van desde dulces hasta ligeramente picantes. Estos sabores hacen que los tomates sean los favoritos en ensaladas, salsas y sándwiches. Para maximizar el rendimiento de sus tomates y mejorar su sabor, es fundamental tener en cuenta las plantas vecinas.

Ricos en vitaminas C y K, junto con licopeno, potasio y fibra, los tomates no sólo nos nutren sino que también simbolizan los placeres de la jardinería de verano. Disponibles en una gama de colores, desde rojos intensos hasta amarillos brillantes e incluso tonos morados, los tomates brindan deleite visual y diversas posibilidades culinarias.

Esta fruta versátil es la piedra angular de una vida sana y una fuente de placer para los amantes de la jardinería. Conozca nueve plantas que son beneficiosas para cultivar junto con los tomates viendo el video de Gardening ABC en YouTube.

Descubra los principios fundamentales de la plantación complementaria, que utiliza las relaciones inherentes entre las plantas para fomentar un mejor crecimiento, salud y calidad de la fruta. Algunas plantas repelen las plagas, otras atraen a los polinizadores y algunas incluso pueden realzar el sabor de las frutas vecinas.

Estos son algunos de los mejores compañeros de los tomates:

  • Albahaca: Realza el sabor del tomate y repele plagas como pulgones y mosquitos.
  • Caléndulas: Sus flores brillantes repelen las plagas del suelo y embellecen el jardín.
  • Zanahorias: ayudan a airear el suelo y mejoran el acceso a nutrientes de los tomates.
  • Cebollas y Ajos: Sus fuertes aromas repelen plagas y previenen enfermedades fúngicas.
  • Berros: Ofrece una cobertura rápida del suelo para mantener la humedad del suelo y eliminar las malezas.
  • Repollo y sus parientes: Benefíciese de la capacidad de los tomates para repeler plagas comunes como los pulgones.

Al diseñar su jardín, considere la distribución espacial para garantizar que las plantas tengan suficiente espacio para prosperar. Por ejemplo, la albahaca funciona bien si se planta directamente junto a los tomates, mientras que las caléndulas pueden formar un perímetro protector.

Tenga en cuenta las plantas que pueden interactuar negativamente con los tomates, como el maíz, que atrae plagas que también podrían afectar a los tomates, y las patatas, que pueden compartir enfermedades.

La plantación complementaria es tanto un arte como una ciencia. Mediante prueba y observación, puede determinar las combinaciones de plantas más efectivas para las condiciones específicas de su jardín. Disfrute de las recompensas de una exuberante cosecha de tomates y aprecie la enriquecedora experiencia de cuidar su jardín.