Press ESC to close

Olores de la nevera: 5 consejos para eliminarlos

Queso que huele fuerte, un producto podrido olvidado en el fondo de un compartimento, derrames de líquidos, exceso de humedad… Estos son los desencadenantes de esos olores sofocantes que invaden el interior de su refrigerador. ¿Qué podría ser más insoportable que esta situación? Tan pronto como abres la puerta, entierras esos gases desagradables que te pican la nariz. Pero, ¿por qué esperó tanto? Bueno, imaginamos que probablemente estés demasiado ocupado para limpiar tu dispositivo. Pero, ¡es hora de ensuciarse las manos! Y si no tienes ningún consejo en mente para refrescar la nevera, estás de suerte, estos remedios caseros te aliviarán mucho. ¡Aplica rápidamente una de estas soluciones infalibles para desterrar todos esos malos olores!

¿Por qué huele mal mi nevera?

Tu nevera es un caldo de cultivo para las bacterias y el moho, auténticos flagelos que acaban afectando a tus alimentos y provocando esos olores insoportables. Tampoco hay que subestimar el impacto de la alta humedad. Y dado que el interior del dispositivo está hecho principalmente de plástico, no es de extrañar que estos aromas se absorban tanto y que perduren en el tiempo. ¿La solución? Limpieza frecuente del frigorífico. No hay ningún secreto: cuanto más los cuides, más inteligente clasificarás los productos caducados y aislarás los que huelen mal, y más fresco estarás.

¿Cómo se elimina el olor de la nevera?

Como bien sabes, si no almacenas tus alimentos correctamente, eventualmente se secarán y se echarán a perder antes de tiempo. Así que, claro, si sobrecargas tu nevera con platos preparados, guisos, embutidos y quesos… Sin cubrirlos con film transparente ni guardarlos en recipientes herméticos, debes esperar este cóctel de malos olores. La buena noticia es que tienes una gran cantidad de aliados en tu cocina. ¡Y pensar que ni siquiera lo sospechabas! Descubre el tremendo poder desodorizante de estos ingredientes de valor incalculable.

  • Sal

Un cuenco de sal

¿Detectas un olor a humedad que sale de tu nevera? Tal vez sea ese trozo de Camembert olvidado en un rincón, ese trozo de atún mal envasado o cualquier otro producto que haya salido mal. Sea cual sea la causa, si tu dispositivo huele mal, tienes que tener el reflejo de actuar de inmediato, de lo contrario este olor puede permanecer allí más tiempo. ¿Cómo podemos intervenir rápidamente? Le recomendamos encarecidamente que se tome un descanso de su agitada vida diaria para darle un momento a su refrigerador. Lo ideal es vaciarlo por completo y limpiarlo de arriba a abajo, desde los estantes hasta los cajones. Luego, una vez hecho esto y habiendo reinstalado cada producto en su lugar, es la sal la que vendrá en su ayuda. Muy sencillo, ya que lo único que tienes que hacer es llenar un bol e instalarlo en un rincón estratégico del aparato. Entonces, lo bueno de este truco es que la sal reducirá en gran medida el exceso de humedad, ya que absorberá toda el agua del interior. De esta manera, tus alimentos se conservarán mejor y, como beneficio adicional, los olores ya no serán relevantes.

  • Bicarbonato

Bicarbonato

Es lamentable, pero la observación es simple: las bacterias, la levadura y el moho presentes en el refrigerador eventualmente descompondrán la comida, lo que liberará todos esos malos olores en el aire. Para deshacerse de estas partículas ácidas y olorosas, el bicarbonato de sodio es un remedio práctico. Este compuesto anfótero atacará los olores que se escapan de la leche caducada (que libera ácido láctico) o de un trozo de mantequilla que ya se ha echado a perder (que libera ácido butírico). Al neutralizar su pH, este polvo blanco refrescará el lugar y eliminará esos olores sofocantes. Y, al igual que la sal, el bicarbonato de sodio absorberá al mismo tiempo el exceso de humedad que se forma en su interior. Así que, como puedes ver, ¡es una gran ventaja! Pero cuidado, no basta con colocar la caja en una estantería y esperar a que ocurra la magia. Primero debe esparcir este polvo en un plato pequeño o en un recipiente antes de instalarlo. Así, al aire libre, estará mucho más expuesto y podrá cumplir mejor su misión.

  • Vinagre blanco

Vinagre blanco

¿Sin bicarbonato de sodio a mano? No te preocupes, su compañero, el vinagre blanco, también servirá. Para luchar contra un refrigerador maloliente, es un arma valiosa. Prepara una mezcla de partes iguales de vinagre y agua en una botella con atomizador. Después de limpiar su refrigerador a fondo, puede rociar esta solución por todo el interior. Y para el toque final, limpie con un paño limpio y húmedo para limpiar las superficies interiores y los sellos de las puertas.

  • Posos de café

Un tazón de posos de café

¿Eres un amante del café? Una gran oportunidad, por fin podrás reciclar los  posos de café,  en lugar de tirarlos a la basura. Debes saber que es un fantástico absorbente de olores, que además tiene la ventaja de desprender un agradable aroma. Por ello, hay que agradecer al nitrógeno que contienen los granos de café, que resulta ser un formidable ambientador. Entonces, si por casualidad tienes un huevo podrido por ahí, ¡los posos de café serán despiadados! ¿Cómo usarlo? Extienda un poco en dos platos y colóquelos en los estantes superior e inferior. De esta manera, maximizas las posibilidades de desterrar todos los malos olores. Incluso puedes dejarlo actuar de 3 a 4 días.

  • Carbón activado

¿Lo has probado todo, pero todavía hay un poco de olor molesto? En ese caso, todavía hay que explotar el potencial de este conocido producto para eliminar todo tipo  de malos olores: carbón activado. Puedes usarlo tanto en la nevera como en el congelador. Al igual que la zeolita (un mineral microporoso), el carbón activado capturará los olores desagradables y los disipará en poco tiempo. ¡Puedes contar con él!