Press ESC to close

Moho de baño: 6 consejos para deshacerse de él

El moho es un verdadero flagelo en el hogar. Además de estropear el aspecto de las superficies, es perjudicial para la salud ya que puede provocar muchas alergias. Presentes en las zonas más húmedas, como el baño, hay que tener mucha paciencia y astucia para deshacerse de ellos. ¿Estás buscando métodos efectivos para deshacerte de ellos? Aquí hay algunos consejos para aplicar.

¿Por qué crece el moho en el baño?

Entre la humedad y el calor constantemente presentes en su baño, esta habitación es definitivamente un ambiente propicio para las esporas de moho que comienzan a crecer con el tiempo. Dígase a sí mismo que cada vez que se ducha, se baña o simplemente se lava la cara con agua tibia, estos hongos microscópicos proliferan a su alrededor. Esto se debe a que el moho se reproduce liberando estas esporas, invisibles a simple vista, en el aire. Solo necesitan una cantidad muy pequeña de  humedad  para asentarse y el calor acelera notablemente su crecimiento. Para evitar que este moho invada sus paredes y azulejos, es fundamental remediar el problema en su origen.

¿Cómo se quita el moho del baño?

Existen, de hecho, una variedad de remedios naturales  para combatir las molestas manchas de moho que se forman en el baño u otras habitaciones de la casa.

1. Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

Vinagre y bicarbonato de sodio

Uno de los remedios más poderosos para eliminar el moho es una mezcla de vinagre  blanco y bicarbonato de sodio.  Estos dos productos casi nunca faltan en casa, ya que son conocidos por sus propiedades de limpieza. Además de eliminar rápidamente la suciedad, la cal y las incrustaciones de varias superficies, este dúo también es muy recomendable para erradicar fácilmente el moho. Como beneficio adicional, ¡son naturales, respetuosos con el medio ambiente y económicos!

¿Cómo preparar la solución? En una botella con atomizador, mezcle agua caliente con dos cucharadas de bicarbonato de sodio y un vaso de vinagre blanco. Luego, aplícalo directamente sobre las manchas de moho frotando bien con un cepillo de dientes viejo. A medida que avanzas, notarás que desaparecen fácilmente. Una vez hecho esto, simplemente enjuague con agua tibia. ¡Tus paredes y azulejos estarán limpios y brillantes!

2. Peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio

Para eliminar el moho de las paredes y azulejos de su baño, también es eficaz mezclar peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio.
Fusionarlos con un poco de agua tibia y líquido para lavar platos. A continuación, aplica este remedio en las zonas afectadas con un paño de microfibra. Luego, use el cepillo de dientes viejo para eliminar las manchas. ¡Y eso es todo!

3. Sal

Puede confiar en la acción higroscópica de la sal: absorbe eficazmente la humedad y el vapor del aire. Vierte un poco de sal gruesa en recipientes y colócalos en habitaciones donde creas que el problema del moho es común. Este método ayudará a retener la humedad que será absorbida por la sal y no se pegará a las paredes o azulejos.

4. Peróxido de hidrógeno, sal y bicarbonato de sodio

Otra mezcla antimoho: puedes preparar una solución potente a base de agua tibia, peróxido de hidrógeno, sal y bicarbonato de sodio. Vierta todo en una botella de spray y rocíe las áreas a tratar. Un paño con una toallita y podrás desinfectar rápidamente el lugar.

5. Alcohol doméstico y aceite esencial

Para limpiar los azulejos del baño y eliminar todas las incrustaciones, el alcohol doméstico también será útil: para dejar un olor agradable, no dudes en combinarlo con gotas de aceite esencial de lavanda. Pulverizar, dejar actuar y frotar con el cepillo de dientes. ¡Esta mezcla ofrece un gran resultado!

6. Aceite de lavanda

También se sabe que el aceite de lavanda previene el crecimiento de moho: viértalo en un quemador de incienso que instalará en los espacios en cuestión. Además de ayudar a luchar contra la humedad, la lavanda también desprenderá una delicada fragancia en tus salones.

10 consejos para evitar que el moho vuelva a aparecer en el baño

  1. Utilice una pintura acrílica con un fungicida para superficies expuestas a la humedad,
  2. Ventile la habitación con regularidad abriendo las ventanas y usando un ventilador mecánico.
  3. Revise y reemplace las juntas de la ducha, el lavabo y la bañera,
  4. Mantenga las toallas húmedas alejadas de las paredes y superficies para evitar manchas de moho,
  5. Trate rápidamente las manchas de moho tan pronto como aparezcan,
  6. Use un deshumidificador para reducir los niveles de humedad.
  7. Limite el uso de alfombras que retengan la humedad,
  8. Coloque un frasco de sal en los gabinetes para absorber la humedad,
  9. Tomar duchas de una duración razonable,
  10. Use un higrómetro para controlar los niveles de humedad y tomar las medidas adecuadas.