Press ESC to close

Fertilizante natural: aquí se explica cómo usar las cáscaras de frutas y verduras para alimentar las plantas

Las bebidas a base de hierbas tienen un efecto positivo en nuestra salud. La misma infusión también se puede utilizar para abonar plantas en el jardín o en la casa. Las hierbas o cáscaras de frutas y verduras se pueden utilizar para preparar infusiones para la fertilización de las plantas, en forma de tisanas o infusiones.

Puedes rociarlos debajo de los pies de las plantas para fertilizarlas y promover su crecimiento como reemplazo de los fertilizantes químicos.

Hemos recopilado para ti algunos consejos sobre cómo conseguir fertilizantes naturales para tu jardín y huertos.

1. Infusión de algas

Es utilizado principalmente por personas que viven junto al mar y tienen la posibilidad de recolectar algas. De lo contrario, puedes comprar algas marinas. Lava las algas y viértelas en un balde. Llene el balde con agua, cúbralo y déjelo reposar durante dos meses. El resultado es una solución que se puede diluir en agua y rociar sobre la base de las plantas para acelerar el desarrollo de flores y frutos.

cáscaras de vegetales

2. Infusión de cáscaras de vegetales

Ponga las pieles de las verduras recién peladas en un balde. Cubra con agua hirviendo y deje reposar durante la noche o hasta dos días. Por la mañana, escurrir, filtrar y utilizar el líquido resultante para regar las plantas.

3. Té de cola de caballo

El extracto de cola de caballo se puede usar como agente antifúngico, pero también se puede usar para alimentar plantas de jardín. Se elabora a base de cola de caballo fresca o seca, como una infusión normal. Ponga a hervir una olla de agua, agregue una pequeña cantidad de cola de caballo, deje reposar de 10 a 15 minutos y cuele la mezcla. Espere a que se enfríe antes de usar.

4. Té de ortiga

El té de ortiga se prepara infundiendo toda la planta o solo las hojas. Se puede utilizar como fertilizante, especialmente para plantas como los tomates. La infusión de ortiga se puede diluir y usar como fertilizante para plántulas de tomate a partir de los 10 días posteriores a la siembra. También puedes usar hojas de ortiga frescas, que entierras en los agujeros donde trasplantarás las plántulas.

granos de café

5. Infusión de posos de café

Es uno de los muchos usos alternativos del café. La infusión de café para fertilizar las plantas se obtiene simplemente vertiendo un poco de café sobrante (posos de café) en el agua que usarás para regar. También puede espolvorear café molido alrededor de las raíces de las plantas. El remedio es particularmente adecuado para azaleas, arándanos y rododendros.

verduras

6. Té de verduras

Guarda siempre el agua de cocción de las verduras  que has puesto  a hervir. Si lo quieres utilizar para regar y abonar plantas, el agua de cocción no debe ser salada. Así que no agregue sal y condimente las verduras solo después de cocinarlas. Cualquier mineral liberado por las verduras permanecerá en el agua. Dejar enfriar, diluir en una regadera y utilizar el líquido resultante como abono natural para tus plantas.

manzanilla

7. Té de manzanilla

El té de manzanilla se puede utilizar como fertilizante para las plantas al preparar compost. Agregar té de manzanilla a un compost hecho simplemente de compost y restos de comida acelera la descomposición de los desechos orgánicos. Por lo tanto, los restos de cocina, el compost y el té de manzanilla son un excelente fertilizante natural.

8. Té de caléndula

La infusión de caléndula es útil para potenciar el vigor de las plantas en el jardín o en macetas. Prepare siempre pequeñas cantidades de infusión y utilícela rápidamente  vertiéndola  en el suelo al pie de las plantas. Por ejemplo, 2 cucharaditas de caléndula seca son suficientes para 250 ml de agua hirviendo. Dejar actuar durante 10-15 minutos y dejar enfriar antes de usar.

Lee también: Tus plantas crecerán el doble de rápido gracias a este fertilizante natural

diente de león

9. Té de diente de león

El té de diente de león estimula el crecimiento de las plantas y enriquece el suelo. Vierta dos cucharaditas de diente de león seco en una taza de agua hirviendo. Dejar en infusión de 10 a 15 minutos, filtrar y dejar enfriar. Espolvorear al pie de las plantas en pequeñas cantidades, como si fuera un abono común de jardín.

10. Té de cáscara de plátano

Las cáscaras de plátano son un remedio natural apropiado para fertilizar rosas. Corta una cáscara de plátano en trozos pequeños y viértela en un recipiente con una botella de spray. Llene la botella elegida con agua, tápela y déjela reposar durante quince días. Esto permite que las cáscaras de plátano fermenten antes de usarse. El resultado es un fertilizante líquido natural que puedes rociar alrededor de tus rosales para que florezcan.