Press ESC to close

¿Cómo se limpia un fregadero de acero inoxidable? Nuestros 5 consejos

En cualquier cocina, el fregadero sigue siendo un elemento fundamental. Se supone que su higiene es impecable ya que por ella pasan diversos utensilios, sobre todo los que no se pueden lavar en el lavavajillas. Por lo tanto, es fundamental desinfectarlo con frecuencia de manera cuidadosa y meticulosa para eliminar cualquier bacteria que se propague allí. ¡Echa un vistazo a nuestros consejos!

¿Cómo se limpia un fregadero de acero inoxidable?

Elegantes, funcionales y estéticamente agradables, los fregaderos de acero inoxidable son populares en muchos hogares. Esto a pesar de que requieren más esfuerzo para limpiarse correctamente. ¡No más agotamiento! Con esta nueva rutina de limpieza, eliminarás rápidamente las manchas de grasa y cal para devolverle a tu fregadero su brillo original.

1. WD-40

Un lubricante WD-40

La solución a tu problema no es otra que la famosa “WD-40”. Un aerosol multiusos que todo buen aficionado al bricolaje tiene en casa. Este versátil producto es un vaporizador todoterreno que protege diversos materiales de la corrosión y el óxido. Pero también es conocido por limpiar múltiples superficies con escamas.

¿Cómo hacerlo?

  1. Todo lo que necesita hacer es rociar lo suficiente por todo el fregadero.
  2. Espere unos minutos para que el producto funcione.
  3. Luego, limpie la superficie con una esponja.
  4. Finalmente, enjuague bien el fregadero y límpielo con un paño limpio.

2. Bicarbonato de sodio

Vierte bicarbonato de sodio

Otro producto popular en el hogar, el bicarbonato de sodio es un polvo “milagroso” conocido por limpiar, teñir, blanquear y desodorizar varias superficies. Su textura granular lo convierte en el aliado perfecto a la hora de desincrustar y eliminar los depósitos de cal que se adhieren a materiales, incluido el acero inoxidable, que no se verán afectados por su acción.

¿Cómo hacerlo?

  1. Para usarlo en tu fregadero, primero debes limpiarlo con una mezcla de agua y líquido lavavajillas.
  2. A continuación,  espolvorea un poco de bicarbonato de sodio por toda la superficie, vertiendo una cantidad ligeramente mayor en las zonas manchadas.
  3. En este caso, agregue también unas gotas de agua. Déjalo reposar un rato.
  4. Luego, tome una esponja suave (o una esponja para fregar), humedezca debajo del grifo y limpie bien el interior del fregadero.
  5. Finalmente, elimine cualquier residuo del bicarbonato de sodio dejando correr abundante agua tibia y seque con un paño de microfibra.

3. Vinagre blanco y limón

El vinagre blanco y el jugo de limón forman un poderoso tándem cuando se trata de limpiar un fregadero de acero inoxidable. Esto asegurará que toda la suciedad esté desterrada y que tengas un brillo extra. Este remedio también se recomienda para la limpieza periódica.

¿Su fregadero tiene una pátina que reduce su brillo (grasa imperceptible pero muy presente) o revela feas manchas de cal en el desagüe? Tenga la seguridad de que el vinagre y el limón son los mejores agentes de limpieza para aliviar este problema.

¿Cómo hacerlo?

  1. Primero limpie el fregadero manualmente con líquido lavavajillas y enjuague bien con agua.
  2. A continuación, sumerja una esponja en una solución de vinagre blanco y jugo de limón (la misma cantidad).
  3. A continuación, pásalo suavemente por toda la superficie y déjalo actuar durante unos quince minutos.
  4. Vuelve a mojar la esponja y frota la zona sin demasiada presión para evitar arañazos.
  5. Finalmente, enjuague bien con agua.

4. Patata

Patatas en un plato

Para desterrar las manchas difíciles sin dañar la superficie  del fregadero de acero inoxidable, este truco simple y económico es práctico. Nuestras abuelas incluso lo usaban a menudo para recuperar el brillo perdido. Puede parecerle inusual, ¡pero usar papas puede traer resultados satisfactorios! La aplicación es fácil, sólo tienes que seguir los siguientes pasos.

¿Cómo hacerlo?

  1. Humedece una esponja y remójala con unas gotas de jabón líquido, luego limpia todo el fregadero, antes de enjuagar con agua tibia.
  2. A continuación, coge una patata grande y córtala por la mitad (no es necesario quitarle la piel).
  3. Pasa la mitad por toda la superficie del fregadero de acero inoxidable, presionando vigorosamente, ya que la patata está bastante dura.
  4. Dejar actuar unos minutos, luego enjuagar bien con agua tibia.
  5. Para terminar de limpiar, seca el fregadero limpiándolo suavemente con un paño de microfibra.

5. Harina

Finalmente, para aquellos que no lo saben, la harina no solo es útil para preparar deliciosas recetas culinarias. También actuará como un gran limpiador para su fregadero de acero inoxidable, especialmente si se adhiere a la grasa o la suciedad en las áreas de desagüe, desagüe o grifo.

¿Cómo hacerlo?

  1. Lave el fregadero empapando una esponja con agua y jabón líquido para eliminar cualquier partícula pequeña de comida.
  2. Seque con un paño de cocina limpio y seco, luego esparza una pequeña cantidad  de harina por toda la superficie.
  3. Luego, con un paño de microfibra seco, frote suavemente toda la superficie con movimientos circulares sobre la harina (sin ejercer demasiada presión).
  4. Por último, retira la harina con el mismo paño (sin usar agua). Una vez que se hayan eliminado todos los residuos, abra el grifo y deje correr el agua durante unos minutos. La harina absorberá perfectamente la suciedad y, especialmente, las manchas de grasa incrustadas.