¿Alguna vez has considerado la versatilidad de las cáscaras de naranja? Estas cáscaras, que normalmente se desechan, ofrecen numerosos usos prácticos. Por ejemplo, son perfectos para preparar fragancias, aceites, desengrasantes y agentes de limpieza naturales. Con solo colocar cáscaras de naranja en una botella de agua, desbloqueará una multitud de posibilidades y, al mismo tiempo, disfrutará de importantes ahorros al final del mes.

Para reducir los desechos domésticos y evitar productos químicos agresivos, considere reutilizar las cáscaras de naranja para crear limpiadores caseros completamente naturales. Elaborar su propio limpiador a partir de cáscaras de naranja no sólo es respetuoso con el medio ambiente sino también económico. Aquí hay algunos beneficios de utilizar esta alternativa natural:

  • Seguro para la mayoría de las superficies
  • Libre de toxinas y productos químicos.
  • Económico
  • Reduce el desperdicio de alimentos
  • Eficacia duradera

Preparar este limpiador natural es sencillo y requiere una cantidad mínima de ingredientes, lo que da como resultado un limpiador versátil y multiuso que dura meses. Así es cómo:

  1. Guarde las cáscaras: guarde las cáscaras de naranja en un recipiente en el refrigerador. Aproximadamente 4-6 naranjas medianas serán suficientes.
  2. Lavar y desinfectar: ​​Limpiar las cáscaras con agua y sal para eliminar gérmenes, residuos de pesticidas y parásitos. Corta las cáscaras en tiras y colócalas en el recipiente hasta que esté medio lleno.
  3. Agrega bicarbonato de sodio y agua: Agrega una cucharadita de bicarbonato de sodio y agua al recipiente, dejando espacio para la fermentación.
  4. Infundir la solución: Deje reposar las cáscaras de naranja durante al menos una semana para realzar la fragancia de la solución limpiadora. Recuerda liberar gases abriendo el envase diariamente.
  5. Filtrar y utilizar: Después de una semana, filtrar el líquido en una botella rociadora o recipiente. Este detergente cítrico, enriquecido con ácido cítrico y bicarbonato de sodio, se puede utilizar para limpiar diversas superficies, desde platos hasta suelos.

Al adoptar este sencillo método de bricolaje, no solo minimiza el desperdicio sino que también contribuye a un estilo de vida más saludable y consciente del medio ambiente.