Press ESC to close

Barandillas de ventanas: 4 consejos para limpiarlas

¿Sus puertas correderas y rieles de ventanas necesitan una limpieza? Te preocupas por ellos y tienes razón porque tienden a ensuciarse rápidamente, sobre todo porque limpiarlos es difícil, sobre todo entre las ranuras. ¡No te preocupes! En este artículo, te ofrecemos algunos consejos caseros que podrían ayudarte.

¿Cómo se limpian los rieles de las ventanas con trucos caseros?

No busques más, tu armario contiene todo tipo de ingredientes capaces de limpiar los rieles de tus ventanas y puertas correderas. Gracias a ellos, obtienes los métodos naturales más efectivos y rápidos para combatir la suciedad y el polvo acumulados:

1. Bicarbonato de sodio y vinagre blanco

El primer truco para limpiar los rieles de las ventanas y dejarlos limpios es usar bicarbonato de sodio y vinagre blanco.

¿Cómo hacerlo?

  1. Antes de usar los productos en la punta, comience aspirando las partículas más grandes de polvo y suciedad de los rieles. Lo mejor es utilizar una aspiradora dedicada en lugares de difícil acceso.
  2. A continuación, aplique el siguiente método de dos pasos.
  3. Espolvorea una taza de bicarbonato de sodio sobre los rieles y luego rocía un poco de agua con una botella rociadora.
  4. Dejar actuar durante 10 minutos y luego limpiar con un paño de microfibra ligeramente húmedo.
  5. Luego rocíe los rieles con vinagre blanco, déjelos actuar durante 5 minutos y luego use un cepillo de dientes usado para frotar.
  6. A continuación, utiliza un paño de microfibra para eliminar el vinagre y la suciedad residual.
  7. Si se encuentra que las manchas están firmemente incrustadas en las ranuras, repita el proceso tantas veces como sea necesario.

Otro consejo: para limpiar bien, corte con cortes en la esponja (como en la imagen de abajo) para que se ajusten perfectamente a los rieles y tengan una limpieza impecable.

Limpieza de los rieles de las ventanas con una esponja

2. Peróxido de hidrógeno

Al igual que ocurre con el vinagre blanco y el bicarbonato de sodio, el peróxido de hidrógeno también se considera imprescindible para una limpieza responsable. Si los rieles de sus ventanas y puertas acumulan suciedad o incluso moho, el agua oxigenada es un aliado de elección gracias a su composición altamente reactiva.

¿Cómo hacerlo?

  1. Para usarlo para este propósito, llene una botella de spray con una cucharadita de peróxido de hidrógeno y una taza de agua y luego revuelva.
  2. A continuación, rocía la solución sobre los rieles de las ventanas y déjala reposar durante unos minutos para descomponer la suciedad y la mugre.
  3. Todo lo que tienes que hacer es eliminar todo esto con un paño de microfibra ligeramente húmedo.
  4. Si quedan rastros de suciedad, nuevamente, repita la operación hasta que la suciedad desaparezca por completo.

Nuestro consejo: no dudes en utilizar un cepillo de dientes usado. Será especialmente útil contra las manchas más difíciles.

Peróxido de hidrógeno

3. Líquido lavavajillas

Este producto de uso diario puede considerarse como la alternativa suave a las dos soluciones anteriores. Sin embargo, su aplicación puede ser suficiente para ti si se trata de suciedad que no es resistente. Si no tienes peróxido de hidrógeno, vinagre o bicarbonato de sodio, puedes usarlo.

¿Cómo hacerlo?

  1. Después de una aspiradora rápida para eliminar la mayor cantidad de suciedad posible,
  2. Mezcle agua tibia con jabón para platos.
  3. Luego coloque la mezcla en una botella de spray y rocíela sobre los rieles después de agitarla.

Consejo: Deje que el jabón penetre en las áreas sucias durante unos minutos para garantizar el éxito del método, luego retírelo con un paño de microfibra.

Líquido lavavajillas

4. Mezclar agua y vinagre blanco

¿Sabías que esta solución puede ser suficiente para limpiar eficazmente los rieles de aluminio de las ventanas? Para ello, siga los pasos que se indican a continuación.

¿Cómo hacerlo?

  1. Vierte una parte igual de vinagre blanco y agua en una botella con atomizador.
  2. Rocíe la solución por todo el riel y luego coloque una toalla de microfibra encima.
  3. Cuando haya absorbido todo el líquido, retíralo limpiando la superficie y luego usa un cepillo de dientes para eliminar los depósitos más rebeldes.

Consejo: Abstente de fregar los rieles de forma agresiva para no dañarlos. Por supuesto, los marcos de las ventanas, así como los cristales, también deben beneficiarse de una limpieza regular.

Con estos consejos, ahora te será más fácil abrir y cerrar tus ventanas correderas. Recuerde también limpiar los rieles al menos una vez al mes.