Press ESC to close

5 consejos para limpiar el asiento de un inodoro amarillento

El asiento del inodoro acumula suciedad, bacterias y marcas rebeldes. ¡Y hay que decir que no es estéticamente agradable! Por suerte, esto se puede solucionar fácilmente con trucos y remedios naturales. Aquí está nuestra selección para encontrar un asiento de inodoro blanco brillante.

La limpieza de los inodoros requiere mucho cuidado. Para una higiene ejemplar, se debe prestar atención a todas las áreas, incluido el asiento y la tapa, que pueden volverse amarillas con el tiempo. Los culpables: pequeñas gotas de orina, salpicaduras de agua dura o productos de limpieza agresivos. En cualquier caso, es importante limpiar y desinfectar a diario para conservar este componente lo mejor posible.

¿Cómo se limpia un asiento de inodoro amarillento?

¿Te gustaría limpiar  el asiento de un inodoro? Hay varias opciones disponibles para lograr esto. Existen algunos métodos simples y naturales que pueden eliminar las manchas en profundidad mientras se conserva el material. ¿Te has puesto los guantes? ¡Aquí vamos!

1. Jabón para platos

Líquido lavavajillas en una esponja

La primera solución “obvia” es usar agua jabonosa. Casi todos los tipos de jabón ofrecen resultados satisfactorios. ¡Y el detergente líquido es uno de ellos! Gracias a sus propiedades limpiadoras y desengrasantes, este producto elimina fácilmente la suciedad y las manchas difíciles. Además, ¡es un producto económico!

¿Cómo hacerlo?

  1. Vierte dos gotas de líquido lavavajillas en una esponja o paño húmedo.
  2. Frote la superficie del asiento, prestando especial atención a las áreas sucias.
  3. Todo lo que tienes que hacer es enjuagar con un paño húmedo nuevamente.
  4. A continuación, sécalo con una toalla suave.

2. Vinagre blanco

Como era de esperar, el vinagre blanco se encuentra entre las alternativas para limpiar el asiento del inodoro. Este producto multiusos es capaz de eliminar las manchas difíciles del recipiente y la tapa. A continuación te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

¿Cómo hacerlo?

  1. Como primer paso, retire el asiento del inodoro para que le resulte más fácil limpiarlo.
  2. Saca una botella de vinagre blanco del armario de la cocina.
  3. Remoje ligeramente varias toallas de papel en una solución de agua con vinagre (mezcle el mismo volumen de agua y vinagre en un recipiente). En el sitio de consejos caseros de Martha Stewart,  Melissa Maker, autora de Clean My Space, recomienda usar toallas de papel ecológicas. Es una solución desechable conveniente y duradera.
  4. Coloque las toallas en el asiento y la taza del inodoro de modo que toda la superficie quede cubierta.
  5. Rocía las toallas con más agua de vinagre para que estén más húmedas
  6. ¡Déjalo reposar durante una hora para que el vinagre blanco haga su magia!
  7. Una vez transcurrido este tiempo, retira las toallas y frota con una esponja húmeda.
  8. Luego enjuague con agua limpia.

¡El asiento del inodoro y la taza del inodoro recuperarán su brillo! El vinagre blanco también es útil contra las manchas amarillas y marrones que se depositan en el fondo del recipiente.

3. Jugo de limón

Limpiar el asiento del inodoro con jugo de limón y aceites esenciales

El limón es conocido por su poder limpiador y blanqueador. Gracias a su composición en ácido cítrico, es eficaz contra las manchas difíciles en la taza del inodoro y el asiento del inodoro. Además, tiene varias propiedades desinfectantes que eliminan la suciedad.

¿Cómo hacerlo?

  1. Mezcla una taza de jugo de limón y unas gotas de aceite esencial de tu preferencia (opcional)
  2. Vierte la solución en una botella con atomizador.
  3. Rocía el jugo de limón en el asiento del inodoro y déjalo reposar durante 15 minutos.
  4. Enjuague el endoscopio con agua limpia y séquelo con un paño limpio y seco.

4. Peróxido de hidrógeno

¿Sabías que…? El peróxido de hidrógeno es una forma segura de limpiar y desinfectar el asiento del inodoro. Además, es un producto natural que no es irritante. ¡Empezar!

¿Cómo hacerlo?

  1. Llena una botella de spray con peróxido de hidrógeno.
  2. ¡Levante el asiento del inodoro y rocíe bien la solución!
  3. Deje que el producto actúe (unos diez minutos serán suficientes).
  4. Finalmente, limpie la tapa con un paño suave. El resultado será impecable.
  5. Para completar la limpieza, vierte 1/2 taza de peróxido de hidrógeno en el inodoro seguido de una taza de bicarbonato de sodio.
  6. ¡Frota y enjuaga!

5. Bicarbonato de sodio y sal

Bicarbonato

Para limpiar la tapa del inodoro, no hay nada como el bicarbonato de sodio. Este polvo mágico se puede aplicar en forma de pasta al asiento para devolverle su blancura radiante. El principio es simple.

¿Cómo hacerlo?

  1. En un bol, mezcla tres cucharadas de bicarbonato de sodio con un poco de agua tibia hasta obtener la pasta limpiadora.
  2. Luego extienda la masa en todas las partes del asiento del inodoro. Asegúrese de cubrir completamente las áreas manchadas.
  3. Deje reposar la mezcla durante unos veinte minutos.
  4. Frote el asiento vigorosamente con una esponja. También se puede usar un cepillo de dientes viejo para eliminar la suciedad adherida.
  5. Con un paño de microfibra empapado en agua, enjuague para eliminar los residuos de producto.
  6. ¡Déjalo secar!

Consejo +: mezclar la misma cantidad de bicarbonato de sodio y sal para mejorar el efecto abrasivo de esta solución.

¡El asiento del inodoro no tiene ninguna posibilidad de perder su color original!

Ahora ya conoces los principales trucos para conseguir un asiento de inodoro limpio y brillante. ¡Tú decides!