Press ESC to close

5 consejos para eliminar los malos olores del armario

Los olores a humedad aparecen en espacios cerrados y mal ventilados, como cajones y armarios que suelen permanecer cerrados. Como resultado, la humedad y un olor desagradable se depositan en la ropa. ¡Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a deshacerse de este problema!

La mayoría de las veces, solo pensamos en limpiar el exterior de cómodas o armarios, dejando de lado la limpieza interna que también es importante. Además, además de suciedad y polvo, allí se asientan olores a humedad.

¿Por qué tengo olores a humedad en mi armario?

La primera causa de los malos olores es la falta de ventilación, por lo que es fundamental abrir las puertas de armarios o cajones de vez en cuando para dejar pasar el aire. Pero no basta con ventilar, hay que encontrar la manera de captar los malos olores y absorberlos.

¿Cómo se sacan los olores a humedad del armario?

1. Jabón

Jabón

El jabón en barra no es solo para lavarse las manos o lavar la ropa. Hay otras formas de usarlo fuera del baño y la más común es colocarlo en armarios para perfumar la ropa guardada en su interior. Simplemente coloque la barra de jabón en un estante o en el fondo de un cajón o armario  para asegurarse de que su ropa esté siempre perfumada.

Puedes utilizar el jabón de  Marsella o el jabón de la fragancia que prefieras. Como alternativa a toda la barra de jabón, puedes intentar reducirla en varias escamas gruesas que combinas con pétalos de flores en bolsas pequeñas. De esta manera, obtendrás un aroma aún más delicado. Además, también puedes combinar escamas de jabón con barras humedecidas con unas gotas de tu aceite esencial favorito.

2. Cítricos y clavo de olor

Todo lo que tienes que hacer es tomar una naranja e insertar algunos clavos con un alfiler. O coge una mandarina y déjala secar, añade una ramita de canela y métela en el armario. No solo su aroma será agradable, sino que esta solución también ayudará a mantener alejadas a las polillas.

3. Arroz y aceite esencial

Todo lo que tienes que hacer es tomar unos sobres y verter un puñado de arroz en ellos. A continuación, vierte unas gotas de aceite esencial de tu fragancia favorita. Además de perfumar el gabinete, también absorberá la humedad. Revise las bolsas pequeñas con regularidad y cámbielas aproximadamente cada 7 días si es necesario.

4. Bolsitas de té

Puedes usarlos una vez consumidos, y si encuentras que la fragancia no es lo suficientemente intensa, puedes agregar unas gotas de aceite esencial.

5. Palos de madera

Bastará con palitos o pequeños cubos de madera con aceite esencial. Si quieres mantener alejadas a las polillas, puedes usar aceite esencial de cedro.