Press ESC to close

3 formas de mantener la piscina con bicarbonato de sodio

Mantener una piscina limpia durante todo el año no es tarea fácil. Entre los depósitos de cal, las aguas turbias y el crecimiento de algas, el mantenimiento puede convertirse rápidamente en un verdadero dolor de cabeza desde el punto de vista organizativo y financiero. ¿Qué pasa con los costosos productos químicos para piscinas y las consecuencias que pueden tener para los bañistas? ¡Pero el verano ya está aquí! Es temporada de baño y hay que encontrar la alternativa adecuada para mantener la piscina lo más limpia posible. Afortunadamente, un simple polvo mineral blanco, que probablemente tengas en los armarios de tu cocina, puede ayudarte a poner fin a todas esas molestias: es el bicarbonato de sodio. ¿Cómo usarlo para mantener una piscina? Averigüémoslo en este artículo.

¿Cuáles son los efectos del bicarbonato de sodio en una piscina?

El bicarbonato de sodio tiene múltiples usos, mucho más allá de la cocina. En la piscina, actúa sobre dos medidas distintas pero interdependientes en el equilibrio del agua: el nivel de pH y la alcalinidad. Si alguna vez te ha interesado el tema, probablemente sepas que el pH (potencial de hidrógeno) de una piscina idealmente debe estar entre 7,2 y 7,8, lo que corresponde a un agua ligeramente alcalina o ligeramente ácida. Para entenderlo mejor, es importante saber que el pH varía desde una escala que va de 0 (muy ácido o básico) a 14 (muy alcalino), siendo 7 el nivel neutro. La alcalinidad, por otro lado, ayuda a estabilizar el pH de la piscina y a mantener un equilibrio entre bases y ácidos. Su nivel ideal está entre 80 y 120 ppm (partes por millón).

Estos dos parámetros fluctúan con frecuencia, como cuando el pH desciende mucho y hace que el agua se vuelva ácida. Esto tiene efectos indeseables, tanto para los nadadores como para el equipo de la piscina. Para superar este problema y mantener la piscina sana, el pH y la alcalinidad del agua de la piscina deben medirse regularmente y ajustarse, cuando sea necesario. Y ahí es donde entra en juego el bicarbonato de sodio, o bicarbonato de sodio. Gracias a sus propiedades alcalinas naturales y a su pH de 8,3, puede aumentar simultáneamente los niveles de pH y alcalinidad del agua de la piscina. Esta reacción química permite:

Tratamiento del agua de la piscina
  1. Mejorar la claridad y suavidad del agua de la piscina

Se desaconseja encarecidamente sumergirse en una piscina con agua turbia. Más allá de su apariencia antiestética, este tipo de agua puede presentar peligros reales para los nadadores que se aventuran en ella. Esto va desde la falta de visibilidad, hasta la presencia de bacterias en la piscina, cuando el estado turbio del agua se debe a un déficit de cloro.   Otros factores también pueden contribuir a la turbidez del agua, como una filtración deficiente, desequilibrios químicos, dureza excesiva del agua o factores ambientales externos. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, el agua turbia es el resultado de un desequilibrio en el pH y la alcalinidad del agua. Y en tal situación, el bicarbonato de sodio puede permitirle reequilibrar la báscula y diluir el agua de su piscina. Todo lo que necesita hacer es probar los niveles de pH y alcalinidad del agua. Si las medidas están fuera de los rangos recomendados , agregue bicarbonato de sodio.  Como se mencionó anteriormente, el potencial ideal de hidrógeno de una piscina debe estar entre 7,2 y 7,8 y el nivel de alcalinidad entre 80 y 120 ppm (partes por millón).

  1. Reducir la corrosión en las piezas y equipos de la piscina

Una escalera oxidada y superficies metálicas, equipos y sistemas de plomería dañados, picazón en la piel e irritación de los ojos para los nadadores… Estos son algunos de los daños que pueden causar la alcalinidad y un pH demasiado bajo en el agua de su piscina, debido a la acidez. Para abordar estos problemas o prevenirlos desde el principio, pruebe regularmente los niveles de pH y alcalinidad en su piscina. Si sus niveles están por debajo de los rangos recomendados, es decir, por debajo de 7,2 para el potencial de hidrógeno y 80 ppm para la alcalinidad , agregue bicarbonato de sodio al agua de la piscina para reequilibrar estos parámetros.  Este producto actuará como regulador para aumentar tanto el pH como la alcalinidad, devolviéndolos a los niveles adecuados y evitando así la corrosión no deseada.

  1. Minimice la acumulación de incrustaciones y algas en una piscina

Piscina tratada

La  acumulación de incrustaciones y algas en una piscina puede convertirse rápidamente en una verdadera pesadilla para los propietarios. Además de enturbiar el agua dándole un color verdoso, pueden causar otros problemas en tu piscina, como hacer que las paredes sean viscosas y el suelo resbaladizo e inseguro. Además, pueden producirse irritaciones cutáneas y problemas de salud en los bañistas. Para resolver este problema, a continuación te explicamos cómo hacerlo:

Paso 1: Use un alguicida para eliminar las algas;

Paso 2: Usando cloro de choque, superclora el agua de su piscina;

Paso 3: Deje que el agua circule durante unas 10 horas para permitir una desinfección y limpieza completas;

Paso 4: Una vez que el agua se haya aclarado, realice pruebas para verificar los niveles de pH y alcalinidad.

Paso 5: Si los niveles son bajos, agregue bicarbonato de sodio (consulte las instrucciones a continuación) para que vuelvan al rango ideal: pH entre 7.2 y 7.8, y un mínimo de 100 ppm para la alcalinidad.

Paso 6: Si nota depósitos viscosos o algas en las baldosas de la piscina, esparza bicarbonato de sodio en estas áreas y luego use una escoba para eliminarlas.

La piscina con agua turbia es turbia

Cómo usar bicarbonato de sodio en una piscina

El bicarbonato de sodio es un producto económico, no contaminante y fácil de usar que te beneficiarás de introducir en tu rutina de mantenimiento de piscinas. A continuación te explicamos cómo utilizarlo:

Paso 1: Pruebe regularmente los niveles de pH y alcalinidad del agua de su piscina. Si son bajos, debes ajustarlos con bicarbonato de sodio.

Paso 2: Evalúe la dosis adecuada de bicarbonato de sodio para agregar al agua para alcanzar los rangos recomendados (entre 7.2 a 7.8 para pH y 100 ppm para alcalinidad). La cantidad adecuada depende del tamaño de la piscina y del nivel de alcalinidad revelado por la prueba (paso 1). Aquí están los cálculos: para una piscina de agua de 10,000 galones (aproximadamente 37,854 m3) , necesitará aproximadamente 567 gramos de bicarbonato de sodio para aumentar el nivel de alcalinidad en 10 ppm, y aproximadamente 5.67 kg de bicarbonato de sodio para alcanzar un nivel de 100 ppm.

Importante: Debes hacerlo gradualmente agregando el bicarbonato de sodio. Primero, vierte la mitad o 3/4 de la cantidad de bicarbonato de sodio que hayas determinado. Luego vuelva a probar los niveles de pH y alcalinidad y, si aún son bajos, agregue bicarbonato de sodio. Es más fácil añadir un poco de bicarbonato de sodio para aumentar los parámetros del agua, que tener que añadir un producto para aumentar la acidez del agua que se ha vuelto demasiado alcalina, si se excede la cantidad.

Paso 3: Extienda el bicarbonato de sodio en polvo sobre un área grande del agua, de modo que no forme un grumo si se vierte todo a la vez, en el mismo lugar. Antes de comenzar la operación, asegúrese de que no haya un viento lo suficientemente fuerte como para llevarse el polvo antes de que llegue a la superficie del agua.

Paso 4: Espera unas 6 horas, el tiempo que tarda el bicarbonato de sodio en disolverse en el agua y circular lo suficiente en la piscina. Eche una mano en el proceso encendiendo el sistema de circulación de agua.

Paso 5: Una vez transcurrido este tiempo, vuelva a probar los niveles de pH y alcalinidad. Si aún están por debajo de los niveles recomendados, repita el mismo proceso paso a paso.

Alternativas al bicarbonato de sodio para el mantenimiento de piscinas

Como hemos visto antes, el bicarbonato de sodio es un aliado imprescindible para el mantenimiento de una piscina. Pero esa no es la única opción que tienes cuando se trata de ajustar los niveles de pH y alcalinidad. En algunas situaciones, otro producto ecológico, en este caso carbonato de sodio, también conocido como carbonato de sodio o cristales de sodio, puede ser más apropiado. ¿Qué tiene de especial? Un valor de pH en el rango  de 11,5 a 12,5. Entonces, ¿qué lo diferencia del bicarbonato de sodio y cómo puede ayudarte en la piscina? Bueno, a diferencia del bicarbonato de sodio, que eleva el nivel de pH tanto como la alcalinidad del agua de la piscina, el carbonato de sodio tiene menos impacto en el nivel de alcalinidad. Por lo tanto, si nota después de la prueba de agua que el nivel de alcalinidad está en el rango correcto o cerca de él, y necesita aumentar solo el pH, el carbonato de sodio es una solución ideal.

Preguntas más frecuentes

¿Puedo poner bicarbonato de sodio en mi piscina elevada?

Claro. Puede usar bicarbonato de sodio para tratar el agua de su piscina sobre el suelo y equilibrar los niveles de pH y alcalinidad del agua. Realice una prueba y si encuentra que los niveles de pH y alcalinidad son demasiado bajos, agregue bicarbonato de sodio, siguiendo el proceso que describimos anteriormente.

¿Cómo se limpia el filtro de una piscina con bicarbonato de sodio?

El filtro de agua es un dispositivo imprescindible en una piscina. Esta es la barrera que protege la bomba de residuos como insectos y hojas. Sin embargo, a veces encuentra algunas dificultades a la hora de tratar ciertos tipos de residuos como el cabello, que tiene dificultades para disolver. Para ayudarlo con su tarea, agregue bicarbonato de sodio al filtro. Este práctico truco permitirá que el filtro vaya descomponiendo poco a poco el pelo que se adhiere a él y que suele acabar obstruyéndolo, además de facilitarte las cosas la próxima vez que limpies.

¿Cuál es la diferencia entre bicarbonato de sodio alimentario, técnico y farmacéutico?

Cada uno de estos tres tipos de bicarbonato de sodio se distingue por su calidad y uso. Si alguna vez te has preguntado si se pueden usar para las mismas tareas, esto es lo que debes recordar.

  • El bicarbonato de sodio está diseñado para usarse en la cocina y para el cuerpo, pero también se usa para otros fines, como jardinería, lavandería y boca. Es 100% ecológico y seguro para la salud.
  • El bicarbonato de sodio técnico se utiliza para las tareas domésticas. Es de fácil acceso comercial y se vende a un precio asequible. Si tiene una concentración y moléculas similares a las del bicarbonato de sodio, se considera que es menos puro y, por lo tanto, no se recomienda su consumo. Sin embargo, se puede utilizar para lavar verduras y eliminar los residuos de pesticidas.
  • El bicarbonato de sodio de grado farmacéutico, por otro lado, se considera el más puro y de mayor calidad que los otros dos. Pero también es el más caro. Esto se debe a su proceso de fabricación, que implica pasos adicionales de refinamiento y análisis cuidadoso. 100% mineral y natural, está destinado principalmente a uso interno.

¿El carbonato de sodio eleva el pH del agua más que el bicarbonato de sodio?

Sí. El carbonato de sodio tiene un valor de pH en el rangode 11,5 a 12,5, en comparación con el bicarbonato de sodio con un pH de 8,3. Esta diferencia de pH entre ambas sustancias tiene importantes consecuencias en su uso y efectos (ver el apartado alternativas al bicarbonato de sodio para el mantenimiento de la piscina). Sin embargo, es recomendable tener ambos productos disponibles en casa, y utilizar el que mejor se adapte a cada situación.